Arquitectura

Anna Heringer: arquitectura de cooperación

A diferencia de la más que creciente arquitectura industrializada y prefabricada, Anna Heringer apuesta por una arquitectura fuertemente vinculada a los medios naturales, culturales y sociales de cada lugar, con un resultado más justo, sostenible e integrador

Anna Heringer: arquitectura de cooperaciónEstructura de bambú - Anna Heringer

Share This

  • linkedin
  • google+

A diferencia de la más que creciente arquitectura industrializada y prefabricada, Anna Heringer apuesta por una arquitectura fuertemente vinculada a los medios naturales, culturales y sociales de cada lugar, con un resultado más justo, sostenible e integrador

Anna Heringer es una arquitecta que apuesta por un cambio de rumbo en la concepción de la arquitectura. Frente a una tendencia actual en la que la arquitectura conquista la solución a cada problema mediante la alta tecnología y sofisticación, Anna Heringer pretende, sin rechazar los nuevos conocimientos, incorporar de nuevo a la arquitectura todo el saber hacer creado durante siglos de historia local en cada lugar, mediante la elección de materias primas de proximidad, sistemas constructivos propios del lugar y un planteamiento de proyecto que tenga en cuenta el modo de vida, la cultura y las circunstancias de sus usuarios y la población donde se ubica.
Anna Heringer
Izquierda:Anna Heringer. Derecha: una de sus obras, la Escuela Rural METI en Rudrapur, Bangladesh (fotografía de Kurt Hoerbst). Imágenes extraidas de la web de Anna Heringer.

Esta preocupación por la arquitectura vinculada al contexto nace de su experiencia en Bangladesh. Heringer, nacida en Alemania, vivió durante casi un año en Bangladesh cuando tenía 19 años, donde realizó trabajos de desarrollo sostenible con la ONG Dipshikha. Esta experiencia caló hondo en su concepción vital, y le influyó posteriormente en sus estudios de arquitectura, que se encauzaron en esta dirección.

La arquitectura es una herramienta para mejorar vidas. La visión y la motivación detrás de mi trabajo es explorar y utilizar la arquitectura como un medio para fortalecer la confianza cultural e individual, apoyar las economías locales y fomentar el equilibrio ecológico. La vida alegre es un proceso creativo y activo y estoy profundamente interesada en el desarrollo sostenible de nuestra sociedad y nuestro entorno construido. Para mí, sustentabilidad es sinónimo de belleza: un edificio armonioso en su diseño, estructura, técnica y uso de materiales, así como con la ubicación, el entorno, el usuario, el contexto sociocultural. Esto, para mí, es lo que define su valor estético y sostenible.” Anna Heringer (reflexión en su página web).
Anna Heringer - Construcción centro Anandaloy
Ejemplo de proceso constructivo con muros de barro y paja, con estructuras auxiliares de bambú. Centro Anandaloy para personas con discapacidad (proyecto de Anna Heringer). Fotografía de Kurt Hoerbst, extraida de la web de Anna Heringer.

Con esta concepción de la arquitectura, Heringer decidió en 2005 desarrollar en su proyecto final de carrera una Escuela en Bangladesh, que aúnaba todos estos conceptos en una construcción artesanal de barro y bambú. Este proyecto tuvo tan buena acogida que en 2006 tuvo la oportunidad de materializarlo con la ayuda de Dipshikha, convirtiéndose en la Escuela Rural METI de Rudrapur, uno de sus proyectos de más éxito sobre los que inició la trayectoria de su estudio en Laufen (Alemania).
Anna Heringer - Proceso constructivo
Ejemplo de proceso constructivo con muros de barro y paja, con estructuras auxiliares de bambú. Centro Anandaloy para personas con discapacidad (proyecto de Anna Heringer). Fotografía de Kurt Hoerbst, extraida de la web de Anna Heringer.

Desde entonces, la trayectoria de la arquitecta se ha centrado la arquitectura mediante materiales de construcción naturales, tanto en sus proyectos personales como en la formación que ha impartido como profesora honoraria de la Cátedra UNESCO de Arquitectura de tierra y Culturas de la construcción y Desarrollo Sostenible. Ha desarrollado proyectos en Asia, África y Europa, y junto a Martin Rauch ha desarrollado el método Clay Storming, de construcción manual con arcilla, que imparte en diversas universidades. En 2013, con Andres Lepik y Hubert Klumpner creó el Manifiesto Laufen, en el que profesionales y académicos internacionales definieron las bases para una cultura del diseño humano. Por todo su trabajo en la búsqueda de una arquitectura más natural, humana y sostenible ha ganado numerosos y prestigiosos premios.

Todos estos valores pueden verse en dos ejemplos de su trabajo.

Centro de Formación Desi (Rudrapur, Bangladesh – 2007)

En este proyecto, el estudio de Anna Heringer se enfrenta a un reto social: frente a una sociedad que pretende copiar modos de vida de los países desarrollados, incorporando nuevos sistemas de construcción con ladrillos y cemento, Heringer encuentra el modo de crear un modelo innovador, apropiado para las nuevas formas de vida de las áreas rurales de Bangladesh, pero manteniendo los materiales locales y la sostenibilidad en la construcción.
Anna Heringer - Centro de formación DESI (fachada)
Centro de formación DESI en Rudrapur. Fachada del edificio que muestra la unión entre los diferentes bloques de muro de tierra mediante un patio o galería con celosía de bambú trenzado. Fotografía de Naquib Hossain, extraida de la web de Anna Heringer.

Para ello, el estudio lleva a cabo un desarrollo técnico de los materiales y métodos tradicionales, en los que conjugar una base de sólidos muros de tierra que regulan la temperatura y humedad interior, y una parte superior más ligera con sofisticadas paredes de bambú tejido, que se convierten en un signo de prestigio. De este modo, ponen en valor los materiales locales, consiguen una construcción plenamente adaptada al clima y permiten que la construcción se lleve a cabo mediante los propios habitantes y los artesanos locales.
Anna Heringer - Centro de Formación DESI (planos)
Centro de formación DESI. Planos de planta, alzado y sección constructiva. Imágenes extraidas de la web de Anna Heringer.

El edificio se destina a una escuela de formación para electricistas, y consta de dos aulas, dos oficinas y dos residencias para los instructores. La distribución del programa es una reinterpretación de la hacienda tradicional de Bangladesh, en la que todas las funciones específicas (dormir, comer, lavar, almacenar) se llevan a cabo en edificios separados, situados en torno a un patio central dedicado a múltiples actividades. En este edificio se reinterpreta ese concepto para sus usuarios sin perder la identidad de edificio único.
Anna Heringer - Centro de formación DESI (proceso de construcción)
Centro de formación DESI. Proceso de construcción llevado a cabo por artesanos locales y los propios habitantes. Fase de montaje de la estructura de bambú de la planta superior. Fotografía del equipo de construcción, extraida de la web de Anna Heringer.

A pesar de enfatizar la sostenibilidad mediante los recursos locales y tradicionales, el edificio también se apropia de las nuevas tecnologías en beneficio de un uso sostenible y saludable. Por tanto, incorpora paneles fotovoltaicos que alimentan un motor que bombea agua desde un poco hasta un depósito y generan toda la energía que requiere el edificio.
Anna Heringer - Centro de formación DESI (habitado)
Centro de formación DESI. Edificio ya finalizado y en fase de uso. Vista de la terraza superior. Fotografía de Naquib Hossain, extraida de la web de Anna Heringer.
 

Tres albergues en Baoxi (China – 2013)

Este proyecto se enmarca en la Bienal Internacional Longquan, que invitó a 12 arquitectos a construir estructuras permanentes con bambú, un material muy abundante en China.
Anna Heringer - Albergues en Baoxi
Albergues en Baoxi. Vista general de los albergues finalizados con celosía exterior de bambú, núcleos macizos de muros de tierra y globos textiles suspendidos para las habitaciones. Fotografía de Julien Lanoo, extraida de la web de Anna Heringer.

La reflexión de la que parte Anna Heringer es que China es un país con una gran población en un momento trascendental de su desarrollo tecnológico. Entre 2011 y 2014, China consumió más cemento que EE.UU. durante el último siglo. Esto se debe a que millones de personas que antes vivían en casas autoconstruidas con materiales naturales, ahora viven en bloques de viviendas de hormigón armado. Por tanto, se buscan alternativas para aumentar la sostenibilidad de las construcciones actuales.
Anna Heringer - Albergues en Baoxi (secciones)
Albergues en Baoxi, planos de sección.Se muestran los núcleos centrales de muros de tierra compactada que albergan los servicios, los habitáculos en suspensión de los dormitorios y las celosías exteriores de bambú trenzado. Esquema del Studio Anna Heringer, extraido de su web.

Para ello, la arquitecta propone en estos albergues utilizar los materiales tradicionales y naturales de forma contemporánea y una estética creativa que ponga en valor dichos materiales. Además, el uso de materiales locales no estandarizados genera una mayor diversidad en las regiones urbanas y rurales, favoreciendo la creación de empleos más diversos y de carácter más local, fomentando una economía más justa e igualitaria.
Anna Heringer - Albergues en Baoxi (vista y sección constructiva)
Albergues en Baoxi. Izquierda: imagen de uno de los albergues, donde se ve claramente el núcleo de muros de tierra y las plataformas para los dormitorios, con la cubrición exterior del bambú trenzado (fotografía de Jenny JI, extraida de ArchDaily). Derecha: sección constructiva del mismo albergue (imagen de Studio Anna Heringer, extraida de ArchDaily).

En el proyecto, los albergues se componen de núcleos másicos con muros y cimentación de piedra y muros de tierra compactada, y cubriciones ligeras a base de entramados de bambú que generan volúmenes de revolución, de geometría sencilla con un resultado estético único. el acondicionamiento de los albergues se propone desde los medios pasivos, tales como los muros de piedra que regulan la temperatura y la humedad y la ventilación y sombra que genera la celosía de bambú. Como ayuda activa, se proponen energías básicas (sol, fuego y viento), de consumo bajo gracias a la reducción de los espacios a climatizar al mínimo.
Anna Heringer - Albergues en Baoxi (proceso de construcción)
Albergues en Baoxi. Proceso de construcción en la fase de trenzado del bambú. Fotografías de Jenny JI, extraidas de la web de Anna Heringer.

En conclusión, el análisis de la arquitectura de Anna Heringer nos demuestra que la evolución de la arquitectura también puede pasar por incorporar los beneficios de los materiales y técnicas locales y tradicionales, que contribuyan a una arquitectura más social y participativa, y menos impersonal que la arquitectura industrializada de las culturas más desarrolladas.

Información y fotografías obtenidas de Studio Anna Heringer y ArchDaily.
Autoría de fotografías: ver pies de foto.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.