Arquitectura

Arquitectura residencial firmada Álvaro Siza y COR Arquitectos

El maestro portugués Álvaro Siza en colaboración con COR Arquitectos firma un complejo residencial que se adapta al contexto construyendo parte del tejido urbano de la ciudad de Gallarate  

Arquitectura residencial firmada Álvaro Siza y COR ArquitectosArquitectura residencial firmada Álvaro Siza y COR Arquitectos

Share This

  • linkedin
  • google+

El maestro portugués Álvaro Siza en colaboración con COR Arquitectos firma un complejo residencial que se adapta al contexto construyendo parte del tejido urbano de la ciudad de Gallarate  

La relación entre el maestro de la arquitectura portugués Álvaro Siza e Italia empieza en la década de los 70, aunque durante todos estos años muchos de los proyectos en los que ha trabajado no han sido nunca completados o se han quedado simplemente en fase proyectual.
En 2020, inauguró un complejo residencial en Gallarate, cerca de Milán, junto con el estudio COR Arquitectos también luso. Se trata de un edificio elegante y escultural, revestido de piedra de travertino romano, una arquitectura que nos recuerda muchas de las grandes obras de Siza Vieira.
Álvaro Siza se reencuentra con la construcción residencial, tema que conoce bien, sobretodo en su faceta de vivienda social, y aunque esta vez se trate de una promoción de gama alta, sigue manteniendo las principales características de su arquitectura dedicada al habitar: la atención especial a la escala urbana y a la dignidad de los espacios.

Imagen del jardin interior del complejo residencial

Imágenes de las dos entradas del edificio, entrada desde Via Roma y desde Via Postporta

La obra se alza en una parcela sin construir, situada entre una avenida muy transitada de Gallarate y el centro histórico de la ciudad. El emplazamiento se encuentra dentro del area protegida del Parco del Ticino y por lo tanto sujeto a algunas restricciones urbanísticas.
Siza conoce bien la arquitectura italiana y durante la fase de proyecto iniciada en 2012 se centra en el estudio de la arquitectura tradicional lombarda y de los grandes arquitectos milaneses, como por ejemplo Gio Ponti, Piero Portaluppi, Asnago y Vender, Ignazio Gardella y Aldo Rossi al que dedica un guiño con una singular abertura triangular en una de las fachadas interiores.

Imagen del edificio desde via Roma con la entrada del aparcamiento

Detalles del complejo residencial en Gallarate

El complejo está formado por dos cuerpos, cada uno de ellos organizado con una tipología urbana distinta. Por una parte, encontramos el edificio más grande, con la planta en forma de L abrazando el espacio verde interno, reinterpretación de la “corte lombarda” con un sistema de patios y un juego de lleno-vacío muy interesante. Por otra parte, el edificio de menor dimensión se conforma como una villa aislada en su versión moderna.
La obra se articula construyendo una nueva parte de tejido de la ciudad que cose el centro histórico, sus calles estrechas y su arquitectura tradicional, con un barrio de espacios más dilatados, dialogando a la vez con el edificio liberty de la Manifattura Borgomaneri, situado al otro lado de la concurrida Via Roma. Es por esto que los arquitectos han proyectado un pasaje interno pero público que permite atravesar el emplazamiento uniendo Via Roma con la tranquila Via Postporta. Este enfatiza la permeabilidad del edificio que se desarrolla y se une al tejido existente para adaptarse a él convirtiéndose en una transición entre las dos zonas urbanas.
Siza, como es habitual en sus proyectos situados en centros históricos, decide no utilizar la totalidad de la altura permitida para la construcción del edificio y prefiere mantener la misma altura de los edificios del centro histórico, de esta manera las viviendas se integran mejor en el contexto y se crea continuidad con la trama de la ciudad.

Vista de uno de los dos cuerpos del edificio en forma de villa moderna con fachada hacia via Roma

Imágenes de los patios interiores del complejo residencial

Los edificios tienen una altura de 4 plantas por 15 metros de profundidad, más dos plantas subterráneas dedicadas al aparcamiento. Este complejo está compuesto por 20 viviendas con superficies que van desde los 75 a los 270 m2, todas ellas con espacios exteriores amplios. Encontramos zonas de jardín en la planta baja, balcones de 2 metros en las plantas intermedias y amplias terrazas en la última planta. Asimismo, la obra cuenta con 94 plazas de aparcamiento, la mayoría de las cuales son para uso público.
El proyecto ha sido construido con tecnologías avanzadas y con gran atención a la sostenibilidad, introduciendo cubiertas ajardinadas y paneles fotovoltaicos, además de un sistema de geotermia que consigue calentar y enfriar las viviendas a través de los pavimentos del edificio y también conseguir agua caliente sanitaria.

Vista del complejo residencial desde su fachada en via Roma que dialoga con el edificio histórico Manifattura Borgomaneri

Detalle del interior del edificio y pasaje público interior que conecta via Roma con via Postporta

Planta del edificio en fase de proyecto con bozetos de Álvaro Siza y planta baja definitiva del complejo residencial
Planta del edificio en fase de proyecto con bocetos del arquitecto Álvaro Siza y planta baja definitiva del complejo residencial

Sin olvidar que en sus proyectos Álvaro Siza no descuida nunca los detalles y da importancia a todos los espacios, como vemos por ejemplo con los portales que señalan el acceso al edificio, el juego de volúmenes del aparcamiento para conseguir iluminación natural o los parapetos de malla electrosoldada elegidos personalmente por el arquitecto y enviados a Italia desde Portugal. A todo esto se añadirá una fuente inspirada en la arquitectura de Barragán que aún está en fase de construcción.
Este proyecto mantiene el estilo de Siza Vieira a menudo definido como “modernismo poético” de carácter abstracto y sugerente como una gran escultura que nos recuerda que él mismo se define como “un arquitecto que quería ser escultor”, y aún así, al mismo tiempo destacan con igual importancia la adecuación al lugar, la responsabilidad de la buena construcción y la atención a las exigencias de las personas que viven estas arquitecturas.

Álvaro Siza Vieira y COR Arquitectos

Escrito por Aina Pérez i Verge desde TURÍN

Fotografías de Francesca Ióvene - fōndaco studio

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.